Según quién te toque

La Constitución Española dice:

Artículo 14:

Los españoles son iguales ante la Ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

Que bien eh, los españoles son IGUALES ante la LEY, ale, todos iguales!

– ¿Todos negros? pues todos negros!

– Eh pero que yo quiero ser verde!

– Nada! tu también negro!

y eso es bien sabido por todos, todos tenemos los mismos derechos y los mismos deberes… todos? todos no…  Una aldea poblada por irreductibles galos resiste todavía y siempre al invasor! Bueno, la verdad es que no son galos los que resisten en este caso: son, cómo llamarlos? yo los llamaría afortunados!

Son l@s que consiguen un iPhone 4 con una llamada de telefono mientras que tu tienes que vender a tu cuñado para que te puedan hacer una mínima rebaja en la tarifa de un nokia de 2a generación, l@s que no pagan en las discotecas, a l@s que invitan sin cesar en los restaurantes o bares de moda, l@s que sólo tienen que hacer una gestión en la administración cuando a ti te marean para arriba y para abajo… esta gente no es afortunada en si misma…

esta gente es afortunada porque dan con el espabilado de turno! el listo, el despejado de la empresa, el licenciado en la mili, el arquitecto del telepizza, el cirujano plastico del chiquipark!

Seguro que sabes a que me refiero: un día cualquiera vas al banco o al ambulatorio o a una tienda y haces cola. De entrada piensas que te vas a pasar la mañana porque la cola es larga, larga! Sacas la cabeza para ver al dependiente y ves que la cosa va fluyendo, que no se atasca y que facilmente en breves momentos te tocará a ti. Eres el segundo de la cola, oyes como el chico/a atiende con resolución y piensas que lo tuyo será pan comido… pues no! resulta que cuando termina con el que tienes delante:

a) le llaman por telefono

b) se va a desayunar/merendar/fumar/

c) le relevan

y ahi empieza el calvario… él nuevo lo sabe y tu lo sabes. Hay un cruce de miradas antes incluso del saludo en el que tu ya sabes lo que va a pasar o lo que no va a pasar, pero como has hecho cola pues ya te quedas y que sea lo que dios quiera.

Este es un ejemplo de varios, normalmente no se da este caso, normalmente el que se da es que tienes al tipo chungo tooooda la mañana y cuando se va a desayunar (etc) aparece el listo y por contraste brutal se convierte en el yerno que toda madre quiere: te resuelve al gestión en 1 paso mientras que el otro/a tipo/a te hacía dar 1000 vueltas; te da el iPhone 4 pagando lo mismo que estas pagando y encima una funda protectora porque le has caido bien, etc… pillais la idea no?

Esto me ha pasado a mi recientemente, no, no me han regalado ningún iPhone 4 (si, ahora entiendes porqué lo nombro tanto), cuando iba a hacerme una radiografía. Curiosamente me tocó la espabilada que me dijo: mira te doy hora para el miércoles de 9 a 12, te llamarán, tu no hagas caso y te vienes de 9 a 12. Efectivamente unos días después me llamaron (pero me llamó “el tonto”) y me dejó un extraño mensaje en sánscrito pero no el formal, no, sánscrito cerrao y pa’dentro del cual sólo logré entender: radiografía y 13:48.

En ese momento se me aparecieron el angel y el demonio (ambos con bata blanca) y uno me decia:

“recuerda lo que te dijo la chica: te llamaran pero no hagas caso, vente de 9 a 12”

y el otro me decía:

“a ver, tu curras en un ambulatorio, tu sabes lo que se cuece y que al final lo que vale es lo que pone en el papel porque: “”para esto tiene usted un papel dónde lo dice bien claro no?”” ”

Asi que ni corto ni perezoso me fui por la tarde al ambulatorio a preguntar a qué hora debía ir al día siguiente a hacerme la placa.

Hola, buenas tardes, yo vine el jueves a programar una radiografia: su compañera de la mañana (dato importante), me tachó la hora y me puso a mano que viniera de 9 a 12 pero esta mañana, sobre las 8.30 me han dejado un mensaje en el contestador del móvil diciendome algo de radiografia a las 13:48 que es la hora que tengo tachada en el papel. Así que, a ver, mañana a que hora vengo.

La mujer se desconcierta:

– A ver, esta letra no es mia, esto es de alguien de la mañana

[vale, ya te has excusado, ya has puesto la muralla de “a mi no me digas nada que yo no he sido” pero vamos a ver, tú trabajas aqui, el que, desde luego, no lo sabe soy yo…]

yo respondo con un:

– Sí, era de la mañana.

– A ver, dejame que pregunte – la mujer se marcha a dentro en busca de ayuda, cómo no hay nadie sale – oye, porque no vienes mañana a esta hora.

yo me la quedo mirando para que note que la placa es POR LA MAÑANA y no a las 17h, al final ella cae sola en la cuestión

– Ah no, mañana no, que la tienes por la mañana, pues mira, mejor llamas por teléfono a las 8 y lo preguntas…

Y así acabó mi aventura… te preguntarás porque no llamé antes de ir y me ahorraba el viaje… llamé y llamé pero nadie contestó… menos mal que tengo el ambulatorio al lado de casa.

esto hace que me plantee que igual no todo se basa en según quién te toque, porque si a ti te da por no fiarte también estas jodido… pues que moralina más chuli!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s