Los Cumpleaños

Ayer fui de cumpleaños!

 

No era un cumpleaños cualquiera, era el 30 cumpleaños de Bea: la fecha era mágica, ocho del ocho del ocho a las diez, básicamente porque los chinos llamaron para decirnos que ellos lo harían a las ocho y ocho por aquello de hacer la sorpresa y claro, no nos íbamos a negar! Total que para celebrar que Bea tenia 30 veranos la chinez montó un follón de petardos y pólvora, que no se yo como le sentara tanto humo a su ya maltrecha atmosfera, y de regalo unas olimpiadas. Es que es lo que yo digo, si llega el calor, eres un país comunista, das por culo a los pobrecitos entonaos del Tíbet y encima te pirras por el numero ocho que mejor manera de celebrarlo que montar unas olimpiadas. A estas horas España ya ha ganado la medalla de oro de ciclismo en ruta, si es que este año lo ganamos todo! Si se diría que los chinos somos nosotros!

 

No se que poción mágica sirven en el CAR (centro de alto rendimiento) de Sant Cugat pero parece que funciona, y lo mejor es que no da positivo, porque ganamos la Eurocopa, Nadal tenista #1 del mundo, ganamos el Tour de Francia, seguramente algun equipo de hockey ha ganado algo (porque siempre lo hacen) y ale, ya tenemos medallita… el tema de las olimpiadas me irrita un poco el escroto por la parte que me toca y es que como ahora trabajo de visionador del programa “La guerra de los mandos” me toca tragarme todo lo que ponen en la primera y eso significa don’t stop watching the fucking olimpic games! Por dios! Que a mi sólo me interesan el ping-pong y la esgrima!!!!! Pues nada tu, el lunes cuando me siente frente al video tendré que estar muy atento a los gazapos y momentos Kodak que hagan las delicias de nuestra cada día más dilatada audiencia (por cierto, para incondicionales del programa, que sepas que durante las olimpiadas no se emite, pero volverá después).

 

Y con tanto deporte, tanto ser humano corriendo y sudando yo ya estoy perdiendo peso y tonificando mis músculos: empatía que lo llaman algunos o mágica psicológica. Y eso no viene mal porque después te vas por ahí, después de una cena copiosa, a menear el esqueleto, cual habitantes de Sión antes de la llegada de las máquinas y coño, te notas como más cansado, ves que el cuerpo no te responde como lo hacia en tiempos pasados, que te duelen las rodillas y que sientes un extrañamente gratificante alivio en el momento en que te sientas y es que en los cumpleaños te das cuenta de muchas cosas, sobre todo si la orquilla de edad es muy dispar como lo fue anoche.

 

Nota: no llevarse nunca a la hermana pequeña de fiesta:

 

a) no puedes evitar hacer de hermano mayor.

b) te das cuenta de que estas ya entradito en años.

c) no quieres que te vea en ese estado, después en casa las cosas nunca volverán a ser lo que eran.

d) tienes que costearle todo el tinglado… aunque esto… todavía me preguntó porque fue… mmm… interesante.

 

Lo que si que nos ha pasado, como buenos chicos olímpicos que somos, es que hemos cambiado la resaca mañanera por un terrible dolor de articulaciones! Y es que salir, amigos, se está convirtiendo en todo un deporte: el equipamiento te cuesta un riñón, sólo apto para profesionales y las lesiones duran largas temporadas!

 

Que cumplas muchos amor mio!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s