El bookcrossing

Siempre pasa, a algunos les llega antes y a otros después, pero siempre pasa. Al final tienes que decidir que hacer con ellos: donarlos, prestarlos, venderlos, tirarlos (nunca)… Una vez terminados se les coge cariño, tan solo viendo su lomo te descubres a ti mismo sonriendo embobado y piensas: “no, no puedo deshacerme de él”. Pero chocas con la cruda realidad: el ESPACIO, no el sideral, sinó el físico, tu habitación! algunos tienen habitaciones que parecen campos de fútbol pero yo ya tengo en cada estantaria 2 filas de LIBROS y he tomado la decisión de prescindir de los primeros, los que me iniciaron en el gran camino de la lectura a saber Barcos de vapor y Alfaguaras…
 
No sabía cómo hacerlo! ofrecerlo a mis allegados (que ya tienen una edad y coño! aunque los libros molen pues ya somos mayorcitos para leer según que libros no?), asi que esa via se truncó pronto.
Otra opción que se me ocurrió fue darlos a la beneficencia, pero el no saber donde hay un punto de recogida y el ser del tipo Perezosus-Extremus me tiró p’atrás!
La siguiente opción fue agenciarme una caja de cartón (o dos) llenarla de libros y presentarme en la biblioteca del barrio… también descartado.
 
y fué ayer cuando vi la luz! leyendo el 20 minutos o el adn o el metro o el que! ahora mismo no se cual. había una articulo sobre el bookcrossing o lo que es lo mismo, la iniciativa con la cual se “liberan” libros en sitios públicos para que otros lectores se aprovechen y cuando lo terminen hagan lo mismo.
 
 
es muy gracioso porque cada usuario (o persona que quiera “jugar” a esto) previamente tiene que registrar los libros en la web y se le asigna un numero, como un dni del libro. Tan solo hay que apuntar el numero en el interior y si se quiere poner una de las pegatinas explicativas que en la web te dejan descargar e imprimir para que la persona que encuentra el libro, sepa de que va o no, pueda ver  en que consiste el bookcrossing.
Una vez rellenada la ficha, “matriculado el libro”  ya se puede “liberar” donde se quiera o donde se pueda! porque cuando llega el momento de dejar un libro te entran todos los males… primero tienes muy claro lo que quieres hacer como yo esta mañana! tenia clarisimo que quería liberar un libro en el metro de mi barrio y pensaba en si podria hacerlo, en si al dejarlo disimuladamente (tendriamos que vernos por un agujero cuando creemos que estamos haciendo algo disimuladamente… y más a los que nos invade enseguida un sentimiento de culpa…) nos pesca alguien, o mucho peor… encontrarnos con el tipico que esta atento a la jugada y te suelta:
– perdona! que te dejas esto!
Pero si todo sale bien y lo encuentra alguien, mira el codigo, entra en la web y pone el codigo y además escribe algo. El usuario original, el que lanzo el libro a la jungla, el padre de la criatura, puede ver por donde va viajando su libro!! (de ahi que la participación lectoril sea muy importante!)
 
También hay que decir que el bookcrossing es una iniciativa a nivel mundial, que creo que está muy bien y animo a todos vosotros, lectores y no lectores, a intentar pescar un libro perdido, darle cobijo y después como dice la canción de Pau Donés y la de Chambao: “Dejame vivir, libre…”
 
ACTUALIZACIÓN
 
Me acaba de pasar… voy al bar a tomarme un café, total disimulo, entierro el libro entre varios periodicos gratuitos, salgo del bar con la satisfacción de que acabo de liberar otro libro… llego a mi puesto de trabajo. Al rato a parece una compi y me dice: oye, no te has dejado nada? y yo: nooooo. Es que la del bar me ha dado esto… cagonlaputa!!!!! a ver donde lo coloco ahora!
Anuncios

2 comentarios el “El bookcrossing

  1. ¡Me da una pena que me muero!
    Me niego a dejar mi libro desamparado. Si se lo tengo que regalar a alguien, se lo regalo. Si son antiguos, me los quedo. Si son infantiles, para la biblioteca del colegio de mi hijo, o en su defecto, al más cercano.
    Y si puedo dejarsel a una ONG para que los lleven a quienes lo necesitan… pues también. Pero dejarlo por ahí sin custodia… me parece un crimen. Como abandonar un hijo.
    Supongo que es un movimiento que se inventóa lagún publicista… porque no me parece lógico. Yo me encuentro un libro así y no lo toco. ¡A saber en qué manos ha estado antes! ¡Y lo que habían tocado esas manos!
    De hecho, soy muy poco de "biblotecas" y cuando tengo que ir por un asunto de investigación suelo ponerme guantes. En el Archivo General de la Administración los exigen para tocar determinados fondos.
    Puedo parecer escrupulosa… pero ¿Qué se yo lo que está haciendo alguien con un libro en la mano?
     

  2. Yo me encontre uno en una cabina de teléfono, pero, no sabia si se lo habia olividado alguien o era del boocrossing, lo cogi y lo sotle dos calles más adelante. Quizás lo puedes dejar en alguna. En mi pueblo hacen algo parecido pero para fomentar la lectura, te encuentras libros en las zonas públicas, como casa de cultura, polideportivo, tiendas, sociedades…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s