El bolso

Antiguamente el bolso era sinónimo de mujer, de lo femenino… independiente de la edad el bolso ha acompañado a la mujer ya sea en el trabajo como en el ocio. La ha definido en función del tipo de bolso y la ha caracterizado (bolso grande de asas para las suegras, pequeño y de correa larga para las trabajadoras del amor, etc…)

  Pero… ¿de dónde salió la necesidad de llevar bolso? Se conoce que tanto hombres como mujeres tienen monedero, llaves de casa, mocos, actualmente teléfono móvil… ¿por qué entonces no ha sido hasta finales del s.XX cuando el bolso ha formado parte de la vida del hombre? De pequeño me maravillaba a la vez que me sorprendía cuando veía que mi padre llevaba bolso (de hombre) y con los años yo he adoptado la misma costumbre harto de llevarlo todo en los bolsillos.

 El diseño sigue siendo más “deportivo” por aquello de que los hombres no pueden tolerar para ellos todo aquello que apunte a lo femenino, y así tenemos bolsos (de hombre) con miles de cremalleras y bolsillos.

 De momento, o al menos en mi caso, no le ha dado (al hombre) la neura de combinar el bolso con los zapatos, y aún es reacio a llevarlo en bodas, bautizos y comuniones por lo que desde aquí invito a los diseñadores de bolsos para hombres y muy especialmente a los publicistas que nos vendan bien el asunto de los bolsos masculinos para eventos ya que en el bolso o mini bolso de nuestra compañera apenas cabe nada y llevar los bolsillos de la americana cual alforjas ya no se lleva.

 Pero esta nueva moda del hombre con bolso yo creo que nace de 2 cosas: por un lado tenemos la fascinación del hombre por el bolso de la mujer: ¿que llevan ahí? ¿Cómo lo encuentran todo? Yo mismo llevo un bolso con miles de compartimentos para saber donde va cada cosa, pero ellas son capaces de llevar un saco cargado de instrumentos sorprendentes a lo Mary Poppins y aún así encontrar lo que necesitan en un santiamén!

 De mi admiración por estas expertas organizadoras que son capaces de meter lo mismo en un mini bolso que en un bolso gigantesco y como consecuencia, hace que me plantee si realmente hacen falta esos bolsos tan enormes, surgió el corto mudo que hay a continuación.

 ¡Viva el bolso! Enemigo de las alforjas y patrón de los amigos del tirón que van a ver multiplicada por 2 sus aficiones! 

Anuncios

2 comentarios el “El bolso

  1. Me ha gustado el corto este que presentas, sin palabras has demostrado muy bien el uso del bolso. Yo estoy deseando que mi novio aprenda a llevar uno, porque, si no siempre estamos con, me llevas esto, me guardas la cartera, me guardas las llaves? y claro al final mi bolso acaba pesando el doble. Y eso de encontrar lo que necesitamos en un santiamen, um, no se yo! cuantas veces habre agitado el bolso para saber si tengo las llaves o no o para saber donde estan, esque ahora casi casi vamos con sacos en vez de bolsos.
     
    Gracias por tu comentario en mi blog

  2. como se nota que tenemos tiempo libre!!!!! Yo opino qu elos sacos, bolsos, riñoneras, macutos, complementos varios solo nos hacen acumular en un pequeño espacio todo aquello que creemos imprescindible para sobrevivir 8 horas fuera de casa….a veces mas..jejje
    Yo personalmente me he encontrado hasta ropa de recambio dentro de mi saco alguna vez!
     
    Quel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s